CAJAS FUERTES

Las cajas fuertes son la mejor manera de proteger documentos, dinero y objetos de valor de los peligrosos dentro de tu vivienda. No solo estarán a salvo de posibles robos, también de accidentes domésticos o de la curiosidad de los niños. Encontramos una gran variedad de modelos (sobreponer, empotar, ignifugas, camufladas, armeros, de grado, etc.).

Camufladas

Las cajas fuertes camufladas añaden un extra de seguridad a sus objetos de valor, ya que antes de acceder a ella hay que encontrarla, su punto fuerte es el camuflaje, por lo que su correcta ubicación es fundamental.

Empotrar

Las cajas fuertes de empotrar dificultan el acceso su interior al estar protegidos todos sus lados, excepto la puerta. Para su instalación se requieren de una obra, ya que 5 de sus lados estarán protegidos por la obra realizada y el muro donde se encuentran. Disponen de apertura mediante llave o con cerraduras de combinación mecánicas o electrónicas.

Ignífugas

Las cajas fuertes ignifugas aportan una seguridad extra para sus documentos y objetos de valor al soportar el fuego. Dentro de este tipo de cajas encontramos diferentes modelos que según nuestras necesidades y presupuesto resistirán más o menos tiempo al fuego y a las altas temperaturas.

Sobreponer

Las cajas fuertes de sobreponer son la forma más sencilla de disponer de una caja de seguridad en su propia casa, ya que no es necesario obra y pueden ser ancladas a la pared y al suelo mediante pernos de anclaje para mayor seguridad. Este tipo de cajas son muy versátiles ya que se adaptan a todo tipo de presupuestos y necesidades, ya que encontramos un amplio catálogo con todo tipo de medidas, formas y distintos grados de seguridad. Además estas se encuentran disponibles con apertura mediante llave o con cerraduras de combinación mecánicas o electrónicas, o con ambos métodos.